Percepciones

Vivencias, noticias globales y el mundo tecnológico

Posiciones enfrentadas sobre la despenalización de las drogas

La cumbre de las Américas servirá para que se rompa el tabú hacia una discusión sensata sobre el trafico y consumo de las drogas en la región.

Sin embargo, la controversia en torno al tema es comparable con el del aborto y por ello, las posiciones pueden ser tan radicales y adversas entre sí.

Un criminólogo venezolano, Fermín Mármol García, y especialista en tratamiento de las drogodependencias, Julio González -quien creó el centro de Vista Campo para tratar la enfermedad- rechazan de primera mano cualquier discusión y negociación para despenalizar cualquier sustancia que altere el funcionamiento del cerebro.

Mientras tanto, Ethan Naldemann, fundador y director de la organización Drug Policy Alliance (defensora de la despenalización) asegura que, “descriminalizar las drogas y regularlas puede servir para cambiar la dinámica del mercado y el narcotráfico”, acota.

Mármol García considera que, el tema de las drogas debe ser regulado por los estados y continuar con la política de prohibición salvo en los casos que están previstos para el tratamiento de enfermos.

El criminólogo asegura que la humanidad se alejó de la espiritualidad y de los valores, y por esto, considera que aquello (las drogas) que atente contra el ser humano debe ser confrontado por la sociedad.

González, alcohólico rehabilitado, señala que toda discusión que se realice sin la participación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y grupo de científicos es una hipocresía porque no están pensado en los más de 50 millones de adictos que existen en el planeta sino en los interés de los gobiernos.

La OMS cataloga a la adicción como una enfermedad crónica del cerebro que sin tratamiento es mortal.

El especialista, con más de una década de experiencia, explica que existen tres factores fundamentales para desarrollar la enfermedad: predisposición genética (no hay adictos sin antecedentes familiares), ambiente disfuncional (donde hay traumas, dolores, desprendimientos, falta de seguridad, no aceptación de sí mismo que lo impulse a buscar evasión) y la oferta de la sustancia.

Prevención mundial
González propone a los jefes de Estado y Gobierno que se reunirán en Cartagena, Colombia plantearse una metodología de información y prevención sobre el consumo de sustancias, en vez de despenalizarlas.

El experto ejemplifica que cuando surgió el VIH, gracias a la información transmitida como un caso de alarma, la humanidad entendió sus consecuencias y formas de contagio.

Por esto, el especialista señala que la prevención es la herramienta necesaria para disminuir el consumo de drogas.

González cree que el dinero del narcotráfico está infiltrado en instituciones públicas y fuerzas de la sociedad se benefician directa o indirectamente de los 230 millones de dólares al año que genera el tráfico, asegurando que a los gobiernos no les interesa informar.

“A nadie le interesan los adictos, hay un estigma hacia ellos porque son viciosos, tienen mala conducta y son considerados delincuentes. Si son tratados como delincuentes van a la cárcel, en cambio si hay previsión e información la sociedad reconocerá que están enfermos y recibirán tratamiento” explica.

Criticas a los casos europeos
Al mencionar el caso de Portugal que legalizó todas las sustancias en 2001 y destaca el descenso de consumo, muertes y enfermedades contagiosas, González cataloga de fracaso.

El terapeuta explica que, cuando hay disminución de una sustancia, como en Portugal donde descendió el uso de heroína, es porque hay escasez en los países productores. “No es un caso de éxito, el adicto sustituye una droga por otra. Como adicto, mi cerebro necesita que le des una, si no tengo mi sustancia “estrella” la sustituyo” acota.

Desmitifican la legalización
El director de Vista Campo reflexiona y pregunta: si legalizan las drogas quién se va a encargar de los cultivos, de la venta, del comercio y sobre todo de la asistencia que necesitan los adictos, de la prevención en las escuelas y las comunidades para saber que esto que ahora es legal puede perjudicarlos.

“Despenalizar el consumo de Marihuana no va a ayudarnos a bajar la violencia, nuestros países (Latinoamérica) bajarán la violencia con más educación y más oportunidades de empleo”, acota el criminólogo.

Para Mármol García, el narcotráfico, el crimen organizado y los carteles de la droga tendrán éxito hasta tanto haya seres humanos que necesiten narcóticos para subsistir. “Es un tema de autoestima, valores y oportunidades” indica.

Nadelmann reconoce que, la legalización de las drogas no hará desaparecer el crimen organizado, ni el mercado negro. Con el alcohol y el cigarrillo, drogas legalizadas, también hay un mercado paralelo pero cree que lo que sí hace la descriminalización es reducir los ingresos de los grupos ilegales.

“Mientras haya demanda de estos sustancias habrá oferta. Lo máximo que pueden hacer los gobiernos es suprimir la producción y distribución en una región pero históricamente queda demostrado que cuando se erradica el problema en un país se empuja el mercado hacia el vecino. Tal es el caso de México, tras el éxito del PlanColombia”, resume.

Estrategias para combatir el narcotráfico
Nadelmann asegura que es posible aplicar tres estrategias para reducir el daño que han hecho las fracasadas políticas contra el narcotráfico desde la era de Richard Nixon en 1971.

El experto asegura que hay que regular el Cannabis porque arroja miles de millones de dólares a la ilegalidad, “Es la mayor fuente de ingresos de las organizaciones internacionales, por ser la sustancia (ilegal) más consumida”, acota.

Respalda descriminalizar la posesión de pequeñas cantidades de drogas para evitar que los adictos sigan llenando las cárceles y perdiendo la oportunidad de recibir tratamientos.

Adicionalmente, Nadelmann invoca el ejemplo de Europa sobre la heroína y explica que en Alemania, Dinamarca, España, Inglaterra, Holanda y Suiza tienen programas de mantenimiento para adictos de esta sustancia. Canadá, al otro lado del Atlántico, también está poniendo en práctica estos métodos para combatir el consumo.

“Existen clínicas donde les administran una dosis controlada a fin de evitar sobredosis, violencia y en muchos casos, los adictos han “estabilizado” sus vidas”, acota.

Sin embargo, González aclara este punto. “se han realizado estudios para comprobar que con el suministro de Metadona (un derivado “menos adictivo” de la heroína) lograban los gobiernos estabilizar a los heroinómanos y los resultados fueron negativos. Al ser una droga con menos capacidad adictiva, el adicto incremento otras sustancias como las benzodiacepinas”.

El terapeuta explica que esto se ha denominado “reducción de daños”, es decir, acercar a los adictos e identificarles, censarlos, cambiar las inyectadoras (heroina) por la vía oral (metadona), evitar contagio de HIV, es cierto. “Pero jamás podemos considerar que se están recuperando, solo manteniendo porque se les sustituye una sustancia por otra”, explica.

“Es absurdo pensar que por suministrar una sustancia menos adictiva este resuelto el problema. Los adictos, muchos de ellos, por ejemplo en España, cogen la Metadona que les suministra el gobierno, y la revenden”, enfatiza.

El problema, para González, no es darle o quitarle la sustancia, es mucho más profundo, tiene que ver con un tratamiento: a largo plazo, con rehabilitación y psicoterapia y un programa de reinserción.

González advierte que un tratamiento para adictos debe abarcar 4 fases: desintoxicación, deshabituación, recuperación y reinserción. Supone que el objetivo es recuperarle y que su vida sea “Libre de Droga”, esto quiere decir, que no le quitaras una para sustituirla con otra, como en el caso que dice: “tienen programas de mantenimiento”, claro, quitaron una y pusieron otra.

Descarta despenalizar todo  
El fundador de Drug Policy Alliance asegura que, el mercado de la marihuana, cocaína, metanfetaminas y demás drogas es esencialmente el mismo que el del alcohol y el tabaco, son comodines como el café, el té, el azúcar y el petróleo.

“Ningún Gobierno puede legalizar todas las drogas de forma unilateralmente, lo máximo que pueden hacer es legalizar la marihuana pero para hacerlo con el resto de las sustancias se requiere una estrategia regional” indica.

A juicio del defensor de la despenalización, el mundo va encaminándose hacia la legalización de la marihuana.

“Los países que tratan a la marihuana con menos restricciones enfocan sus esfuerzos en el sistema de salud”, acota.

El reto para el sistema de salud es tratar a los adictos de la marihuana, cocaína, heroína y metanfetaminas igual que a los del cigarrillo, el alcohol o las drogas farmacéuticas, acota.

Daños causados por las sustancias legales
El alcohol y el tabaco. Las drogas que mayor número de personas matan al año son precisamente aquellas que se han legalizado: el alcohol y el tabaco, de manera directa o indirecta (sobredosis, accidentes de automóviles, delincuencia y enfermedades contagiosas), explica Julio González, especialista en tratamiento de las drogodependencias y director del centro de rehabilitación Vista Campo, ubicado en las afueras de Caracas.

El Organismo Mundial de la Salud (OMS) destaca en su informe del 2011 que el consumo de bebidas alcohólicas causa unos 2,5 millones de muertes al año y cada año aumenta.

El experto asegura que en la medida en que la información es más veraz los padres pueden sensibilizarse sobre el consumo.

Además, González explica que, no existe una connotación sobre la peligrosidad que representa para la sociedad el consumo de las drogas legales (alcohol y tabaco) ni el daño que causan.

“El cerebro del ser humano no está diseñado para digerirlas ni para funcionar con las sustancias químicas que tienen”, acota.

“Las personas hablan de Whisky, Ron o Champagne cuando lo que tienen que hablar es Etanol (químico que llega al cerebro, produce una sensación placentera que altera el funcionamiento natural del ser humano)”, reprocha el especialista.

Sobre el cigarrillo González explica que la prohibición a nivel mundial se está dando porque no se dan abasto las clínicas, los tratamientos ni las casas aseguradoras para atender más casos por las enfermedades derivas.

Unas seis millones de personas mueren al año por consumir cigarrillos y 500.000 millones de dólares al año son gastados en pagos médicos, pérdida de productividad y daños ambientales. “El tabaco representa una de cada 10 muertes en el mundo” acota un informe de la Sociedad Americana de Cáncer.

Discriminación sobre las sustancia
Para Ethan Nadelmann, fundador y director de la organización Drug Policy Alliance la legalización de ciertas drogas (alcohol y tabaco) y la penalización de otras se resume en una discriminación social y racial.

Nadelmann recuerda que en 1970 los principales consumidores de los derivados del opio en EEUU eran las mujeres de mediana edad y nadie quería encarcelarlas. Sin embargo, destaca que las leyes contra el consumo de esta sustancia datan de un siglo atrás cuando los emigrantes chinos trajeron sus costumbres de consumo.

Adicionalmente, el defensor de la despenalización explica que cuando se legisló en contra de la marihuana se hizo en el medio oeste y suroeste de EEUU para atacar a la población de mexicanos emigrantes.

En el caso de Suramérica, el experto considera que se criminalizó masticar la coca, a pesar de ser una tradición, para condenar las practicas de los indígenas en Perú y Bolivia.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: