Percepciones

Vivencias, noticias globales y el mundo tecnológico

Cumbre de las Américas rompe tabú al centrar debate sobre las drogas

El combate de las drogas y sus alternativos métodos para enfrentar este flagelo, que mata miles de personas anualmente, es un de los temas más controversiales a debatir durante la Cumbre de las Américas -que se llevará a cabo en Cartagena, Colombia este fin de semana- a pesar de no estar en la agenda.

“Lo importante de que se lleve a cabo esta discusión es que se está rompiendo el tabú de las drogas con un debate y así se puede lograr cambiar la dinámica del mercado”, explica Ethan Nadelmann, fundador y director de la organización Drug Policy Alliance.

Nadelmann es consiente de que no se trata de legalizar las drogas de la noche a la mañana, pero él cree necesario poner en la palestra alternativas a la guerra contra el narcotráfico que lleva más de 40 años.

Unos 33 jefes de Estado y Gobierno asistirán a Colombia donde dialogarán sobre la propuesta que hiciera el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos semanas previas al encuentro.

De antemano el debate muestra rechazos de la mayoría (como era de esperarse): Estados Unidos lidera la batalla en contra, a pesar de que en 16 de sus 51 estados federales está permitido el consumo de Marihuana con fines terapéuticos.

También los líderes de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela rechazan la despenalización.

Sin embargo, Guatemala y Colombia han dicho que no se trata de un tema de legalizar sino de buscar una alternativa a la guerra que desde la era de Nixon se lleva a cabo en la región y que ha dejado más decepciones y muertes, que éxitos.

México, Argentina y Brasil sobresalen dentro del común denominador  latinoamericano al ser las únicas naciones que durante el milenium han buscado despenalizar la posesión para uso personal. Mientras tanto, en Uruguay nunca se ha criminalizado la posesión para consumo individual.

Ejemplos de otras latitudes
El tema de despenalizar el consumo de las drogas no es nuevo en el mundo. De hecho, en Europa existen ejemplos considerados como exitosos por los defensores de la legalización.

Holanda es quizá el caso más conocido, en ciertos distritos de Amsterdam está permitido consumir Cannabis en pequeñas porciones únicamente en coffee shops adecuados para ello.

Además, Portugal despenalizó el consumo de todas las drogas en 2001, y es hasta hora el único país que en sus legislaciones no las divide entre débiles (marihuana) o duras (cocaína, heroína, anfetaminas).

Los informes que han estudiado su aplicación aseguran que el consumo de todas las sustancias ha disminuido, que el dinero que antes se destinaba a combatir el narcotráfico ahora se utiliza en mayor cantidad para tratar a los adictos, señala Cato Institute.

El texto destaca que, ha descendido el contagio por VIH y la Hepatitis B y C y finalmente, la mortalidad por sobredosis ha decrecido desde el 2002.

Nadelmann destaca que, sobre el consumo de heroína se están logrando buenos resultados en Alemania, Holanda, Dinamarca, Inglaterra, España, Suiza y Canadá.

Éstos países tienen un programa de mantenimiento para los adictos a estas sustancias. Han adecuado clínicas para administrarles una dosis controlada a fin de evitar sobredosis.

Los resultados, a juicio de Nadelmann, han sido positivos: ha disminuido el consumo de todas las drogas, la sobredosis, las enfermedades, los crímenes y arrestos y muchos adictos han “estabilizado” sus vidas.

A favor de la legalización

Los defensores buscan en primera instancia legalizar el consumo de Marihuana, siendo la droga de mayor consumo y que más ganancias da a los carteles.

De hecho, reconocen que es imposible legalizar todas las drogas unilateralmente y que necesitarían una estrategia regional para lograrlo.

“La guerra contra el narcotráfico que inició el Gobierno de Richard Nixon fracasó, y es hora de que los gobiernos busquen alternativas”, explica Nadelmann, quien asegura que aunque no desaparecen las mafias sí disminuye la riqueza de los carteles.

Además, considera que la prohibición de ciertas drogas y la legalización de otras se debe a una discriminación racial.

En contra de la legalización

Aquellos que rechazan la despenalización en América asegura que los ejemplos de “éxito” en Europa no pueden ser aplicables en esta región porque este continente carece de cultura para sobrellevar un consumo despenalizado de estas sustancias, explica el especialista en tratamientos de la drogodependencia y adicto rehabilitado Julio González.

El terapeuta niega que haya un beneficio en la legalización, explica que la criminalidad no se reduce, ni el consumo. Los detractores aseguran que los Estados no están en la capacidad de tratar a los ya enfermos de adicción.

Destacan que el Estado no está en capacidad de determinar su papel en la producción, distribución y comercialización de las drogas y así seguirían las mafias funcionando.

@VeroEgui

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: