Percepciones

Vivencias, noticias globales y el mundo tecnológico

Por qué ha sido tan difícil definir la candidatura republicana

La campaña de las primarias republicanas se ha alargado más de lo previsto no solo por la falta de liderazgo del moderado Mitt Romney, a pesar de ser favorito, sino por las modificaciones electorales que hizo el partido en el 2010. Éstas han afectado la nominación del candidato presidencial y su fortaleza para enfrentar al actual mandatario, Barack Obama.

Los miembros del Comité Nacional Republicano votaron para cambiar su tradicional proceso matemático de primarias, con el objetivo de que luciera como el de los demócratas.

La proporcionalidad de delegados más el sistema de recaudación de fondos llamado “super Pac”, son dos innovaciones que hacen que esta temporada electoral se diferencie a las previas.

“Nosotros queríamos un proceso abierto con diferentes candidatos para tener mas tiempo en el juego y permitir que estado que anteriormente habían sido ignorados tuviesen oportunidad de votar”, explicó en su momento Michael Steele, analista político para Fox News.

Con la proporcionalidad de delegados, los candidatos menos populares pueden mantener su campaña viva mientras construyen un mensaje que los ayude a ganar respaldo con el objetivo principal de lograr la nominación.

Esto explica como Newt Gingrich y Ron Paul, los dos aspirantes con escasas posibilidades de ganar la nominación se mantienen en la carrera.

Gingrich, por ejemplo, sigue en campaña por su interés en proyectarse políticamente en el futuro y porque tiene un donante de fondos muy rico que seguirá emitiendo cheques en la contienda, explica John Carey, profesor de ciencias políticas de la universidad de Darmouth, en Nueva Hamshire.

Mientras tanto, Rick Santorum, el exsenador de Pennsylvania y ultraconservador aspirante, mantiene una férrea batalla con Romnye pero sus posibilidades de superarlo -en cantidad de delegados- no están ni siquiera en consideración.

Débil posición presidenciable

Los republicanos no previeron que el largo camino matemático para obtener los 1.144 delegados es un objetivo que no se materializará. En cambio, los estados decidieron adoptar distintas reglas, haciendo que la obtención de delegados fuese más difícil de alcanzar.

Así, la nominación republicana solo podrá ser definida en la convención de agosto -en Tampa, Florida- tras realizar previas negociaciones con los aspirantes.

Adicional a esto, se permitió que las corporaciones pudiesen hacer donaciones ilimitada para las campañas electorales.

La medida conocida como “super Pac” incluso permite gastar dinero en atacar directamente a un oponente político.

“Si un candidato no tiene un “super PAC” no tendrá la oportunidad de hacer llegar su mensaje a nadie. Este acuerdo trata más sobre la campaña en los medios de comunicación y cuánto puede gastar para apoyar los mensajes de personas”, explica Dennis Anderson el profesor de la Tecnologia de la Información del St. Francis College en Nueva York.

Anderson advierte que estos sistemas cambiarán el proceso electoral de las presidenciales de noviembre.

@VeroEgui

Artículos relacionados:

Lecciones que los aspirantes republicanos aprenden de las primarias

Romney pierde en el sur pero mantiene liderazgo republicano

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: