Percepciones

Vivencias, noticias globales y el mundo tecnológico

Venezuela no se “indigna” con las protestas mundiales

Venezuela, país petrolero que sufre las bajas de petróleo en la medida en que sus socios comerciales entran en recesión no se manifestó en la globalizada manifestación mundial de “indignados” contra el capitalismo, y esto no tiene que ver con que el “socialismo” sea mayoría en esta nación.

En 951 ciudades de 82 países, el 15 de octubre las sociedades desarrolladas, principalmente, salieron a las calles a protestar para masificar su rechazo hacia los sistemas financieros que controlan el planeta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Planes de austeridad, recortes presupuestarios, mayor tasa de desempleo, recesión y crisis política son solo algunos de las consecuencias con las que tendrán que lidiar, en los próximos años, los países desarrollados en la primera fase del debacle.

En algunos países la crisis ha estado presente desde la concepción de su República y esta situación mundial no hace sino incrementarla, por eso manifestarse en contra del capitalismo o los sistemas financieros carece de fuerza en estas naciones.

Siete protestas diarias

Los problemas del venezolano no tienen que ver con la crisis global, con la bancarrota de los países europeos, ese tema no les importa a los venezolanos aunque les afecte de una u otra manera.

Según las organizaciones no gubernamentales Espacio Público y el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) hasta julio de 2011 al menos 2.635 manifestaciones se dieron lugar en el país, un promedio de siete protestas al día.

Huelgas de hambre, cierre de rutas y marchas son los métodos tradicionales que encuentran los venezolanos para protestar. ¿La razón? Inseguridad, derecho a la propiedad privada, deficiencia en el suministro eléctrico, falta de agua, derrumbe de viviendas o falta de ellas, y otras carencias de los servicios públicos.

La hipocresía occidental

El 2011 ha sido un año de cambios, sangre y muchas protestas para el mundo. Occidente se congratuló cuando la primera árabe logró lo impensable: derrocar a Hosni Mubarak, en Egipto, y a Zine El Abidine Ben Alí, en Túnez, pero no celebra, sino que reprime a sus ciudadanos desarrollados, pero sin dinero, cuando salen a las calles a rechazar la estructura política y la democracia participativa que junto con el sistema capitalista los han llevado por un túnel que no vislumbra salida.

En Europa, los españoles fueron los primeros en manifestarse hace cinco meses. En Estados Unidos, Nueva York inicio hace un mes el movimiento que hoy se esparce por sus latitudes.

En Latinoamérica el conglomerado salió a las calles en minúsculos grupos, que al igual que Venezuela la carencia de servicios, igualdad y seguridad prevalecen ante el sistema capitalista. El tema monetario afecta sus bolsillos pero sus vidas no podrán ser peoroes de lo ya son.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: