Percepciones

Vivencias, noticias globales y el mundo tecnológico

El accionar de la extrema derecha se torna violento

Cuando se conoció del atentado de Oslo y posterior tiroteo en la isla noruega de Utoeya el primer racionamiento nos llevó a asociar el fatal ataque con los  yihadistas que en “honor a la guerra santa” han realizado diversos ataques en ciudades occidentales.

¿Era natural considerarlos responsables? tal vez por sus antecedentes, sin embargo, las acciones de un extremista de derecha local no solo ensombrecen a un país nórdico caracterizado por fomentar la paz, aunque participe en la guerra de Libia y Afganistán, sino que encara a Europa con el auge del nacionalismo y de la xenofobia, y radicalismo de este pensamiento.

Recientemente, en comicios regionales y municipales europeos los partidos de derecha populista (extrema derecha y derecha radical) han aumentado su participación, principalmente en Suecia, Finlandia, Noruega, Bélgica, Bulgaria, Austria, Italia, Grecia y Eslovaquia.

El analista internacional y experto en temas europeos Luis de Lion explica que, un denominador común en la movilización de la ultraderecha no solo tiene que ver con los electores “descontentos”, sino también los partidos, sus estrategias y sus militantes.

De Lion explica que la derecha populista europea está organizada bajo el formato de partidos políticos lo cual les otorga flexibilidad estratégica dentro de la jerarquía propia de un partido.

El ascenso de esta tendencia política en la región no puede generalizarse, cada país tiene sus características particulares que influyeron en el auge electoral. El único punto en común, es que todos militan por el euroescepticismo. Sin embargo, Anders Behring Breivik, el atacante noruego, asegura que actuó con dos células europeas que promulgan las mismas ideas radicales.

El tema es preocupante, el avance electoral de los partidos ultraderechistas en Europa supone un reforzamiento de las bases de la derecha populista en la región que reagrupa en su seno a fascistas, neonazis y regionalistas xenófobos, acota De Lion.

A pesar de ello, su participación en los comicios son permitidos mientras respeten las leyes y no constituyan una amenaza para la seguridad nacional.

El experto señala que aunque la crisis económica tiene mucho que ver con ésta tendencia también influye la mundialización y sus consecuencias que, para los extremistas, afectan la sacrosanta identidad nacional.

Los partidos de la derecha populista europea básicamente explotan el llamado miedo al extranjero, fenómeno que crece fuertemente en Europa del Este. Los ultranacionalistas eslovacos, polacos, búlgaros, lituanos, rumanos y húngaros lo reivindican y hacen marketing político recurriendo a la formula de la “preferencia nacional”. Pero en el fondo tratándose de pequeños países, con muy poca inmigración, lo que dejan traslucir es su propia incertitud sobre lo que ellos mismos representan como nación, indica el analista.

De Lion considera muy pronto determinar si el marketing político extremista y populista, va a estar seguido de un verdadero movimiento social que desemboque en una nueva etapa fascista en Europa. En países donde no hay inmigración como Dinamarca y Finlandia, la extrema derecha ha avanzado, como también ha sido el caso reciente en Austria y Suiza, tampoco reconocidos como receptores de grandes flujos migratorios.

Aunque está el caso de Francia donde si existe una tradición de inmigrantes, y donde la extrema derecha ha recuperado un poco su aliento electoral, pero ello tiene mas que ver con una sociedad psicológicamente enferma, deprimida, que desconfía hasta de ella misma, que con una verdadera campana de marketing político, explica.

Asimismo, el politólogo holandés dela Universidadde Utrecht, Marcel Lubbers, dijo en una entrevista ala BBCque aunque ningún partido de la extrema derecha en Europa apoye el ataque de Behring guardan similitudes en sus ideologías. Tienen la misma opinión respecto a los extranjeros y musulmanes.

El politólogo considera que dentro de la extrema derecha hay dos vertientes: la institución y la radical. La primera se ajusta al modelo democrático y la segunda es clandestina, dificil de determinar cuál es su estructura, como fue el caso de Behring.

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “El accionar de la extrema derecha se torna violento

  1. Totalmente de acuerdo, la extrema derecha así como la extrema izquierda en otro polo, se han aprovechado de los errores de ambos lados para dañar a la sociedad. Ya lo dice el término: “la extrema” es lo peor. Pero peor es su fanatismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: